ESTRÉS Y ANSIEDAD EN EL PUESTO DE TRABAJO: sí, también lo he vivido

…y falta de concentración, distracción, baja energía, hasta incluso días de no levantar cabeza.

Durante más de 6 años he estado trabajando online con proyectos propios, como freelance y también con varias agencias de publicidad online dentro del infinito, incansable y la mayoría de las veces INSUFRIBLE mundo del marketing digital.

Si estás en él, sabes de lo que te hablo cuando digo estrés y ansiedad.

Si trabajas al cargo de personal en oficinas (me da igual el sector que sea) posiblemente, también.

No solo te hablo de mi experiencia viviendo cargas de trabajo excesivas, que de recoger rositas no ha sido.

Te hablo de comprobar como el 95 ,por no decir a veces el 100% de las personas que formaban los equipos donde he trabajado se sentían la mayor parte de su tiempo como poco (seré fino) «agobiados».

Lo más importante para una empresa no es el producto, eso lo sabemos todos.

Lo más importante  por encima de todo es que los trabajadores que hay dentro se sientan BIEN. Joder, ellos levantan la empresa.

Por eso creo que lo más importante es poder estar 8 largas horas poniendo tus habilidades y tu energía, al servicio de un un trabajo en el que, pese a las complicaciones o las tediosas tareas que afloren en el día a día, te sientas,  al menos TRANQUILO.

Ni más ni menos.

O si quieres te lo digo de otra forma: ser capaz de trabajar sintiéndote durante la mayor parte del tiempo en equilibrio, con el estrés a raya.

 

Voy al grano.

Quien respira disfuncionalmente (o sea casi el 100% de la población) en lo que respecta a sus horas de trabajo va a entrar en crisis y a sentir ansiedad, bloqueo y falta de concentración con mucha más facilidad que quien es maestro las 24 horas del día del arte de respirar.

 

Y sí…

cierto que hay programas de bienestar que las empresa ofrecen a sus trabajadores basados en Mindfulness, vale, no te digo que no estén bien.

Mira, yo antes que todo esto he sido profesor de Yoga y Meditación y muchas otras terapias de salud y bienestar.

También muevo retiros grupales de descanso y reencuentro con uno mismo, que sabemos que resetear a veces sienta bien.

Pero eso es una cosa…

La batalla del día a día es otra.

Lo que quiero decirte es que hoy en día casi nadie logra integrar el mindfulness en su vida.

Sencillamente, lo intentan, se desesperan y lo dejan.

Vamos, que la meditación no funciona.

No puedes metérsela a un trabajador de tu empresa por vena, así, porque sí.

Las reglas del juego son otras:

Si una persona no recupera los patrones de respiración funcional durante las 24 horas del día , y equilibra así los sistemas de salud y metabolismo de su cuerpo y de su cerebro, no hay mucho que rascar.

Por mucho que le metas en su cabeza que solo existe el momento presente.

Por mucho que le hagas gritar emocionado «.¡¡¡Voy a convertirme en la puta mejor versión de mí mismo!!!»

No hay mucho que rascar porque quien respira mal, y no duerme ni descansa como debería, quien respira mal y debido principalmente a eso no sabe gestionar el estrés  ¿sabes qué le pasa? que se despierta a medio gas.

Y quien va a trabajar a medio gas,

va a la defensiva,

un día más,

sin ganas,

y a la mínima que la cosa se pone cuesta arriba… zaaas, se jodió el asunto: crisis

A tomar por saco la concentración, la motivación y las tareas que hay que hacer, sálvese quien pueda.

No digo que tu empresa tenga que ser una empresa happy flower, lo que sí te digo es que preocuparse por el bienestar de quienes te ayudan cada día a levantarla y a que entre el dinero en tu cuenta, merecen algo bueno.

Y posiblemente no haya nada mejor que te regalen la forma más simple y efectiva que hasta ahora ha conocido la ciencia de mejorar los parámetros en la salud de cualquier persona: la respiración

El uso inteligente, y que casi nadie conoce y aplica en su vida (ni siquiera los profes de yoga y mindfulness) de la respiración funcional. 

Se aprende.

Como a montar en bici, y se mantiene óptima y sin esfuerzo, como quien pedalea todos los días de paseo.

Entiendo que  buscar tiempo para hacer los ejercicios de respiración podría suponer un problema, por eso el programa que propongo le viene como anillo al dedo hasta a la persona más ocupada del planeta tierra.

Te digo esto porque lo que voy a enseñar es un entrenamiento basado en técnicas rápidas, fáciles y alcanzables que se adaptan a cualquier estilo de vida.

Incluido por supuesto, el más bien árduo estilo de vida empresarial.

 

Dicho esto…

MI PROPUESTA ES SIMPLE:
Tengo un programa de Breath Coaching para empresas

cuyo objetivo, traducido al cristiano, es reeducar en los patrones de respiración funcional a las personas que levantan el negocio cada día, cada mes y cada año en tu empresa.

¿Cómo?

Enseñándoles las herramientas para aprender a respirar funcionalmente durante las 24 horas del día.

Unas herramientas que van a poder aplicar y entrenar  sin tener que hacer ningún cambio en sus rutinas diarias.

¿Para qué?

Para elevar su bienestar general, aumentar radicalmente su descanso efectivo durante las horas del sueño, y ayudarles a lidiar a través del control de la respiración con cualquier momento de dificultad que surja durante su jornada laboral (y también fuera de ella).

Para rendir las 8 horitas con la mente mucho más centrada y acabar la jornada de trabajo pudiendo ir al gimnasio o a jugar con los niños sin que les cueste la vida.

Y esto es como todo, hay quienes lo aprovechan mucho y acaban llegando a cimas impensables, como comenzar a hacer ejercicio cuando antes les costaba la vida, y cuidarse de manera mucho más sensata y natural, casi sin poder remediarlo.

Hay quienes lo aprovechan menos, también es cierto, pero el bienestar que se consigue con poco que integres la respiración funcional en tu vida como hábito, ya es un logro que muchos no consiguen con años de terapia yendo al psicólogo

Los detalles de este servicio te los cuento en privado.

No es barato ya te aviso.

Tu empresa vale para ti la vida. Para mí también las cosas capaces de cambiarla.

Las empresas.

Y la vida.

 

Bueno, y ahora si quieres saber más sobre este tema de la respiración funcional o contactar conmigo para preguntarme por  mis servicios de breath coaching para tu empresa, haz esto:

suscríbete a mi breathletter y una vez dentro me puedes escribir respondiendo a cualquiera de los emails que envío a diario.

Si te interesa lo que has leído, los emails creo que te interesarán más aún.

Si no es así, te das de baja cuando quieras.

 

Suscribirse es gratis, darse de baja igual, mejor hacerlo sencillo.